Qué Es Un Proxy y Para Qué Se Usa

Cada vez hay más empresas que desean aumentar la productividad de sus empleados. Para ello, cada vez más se utilizan herramientas para evitar que estos pierdan el tiempo en sitios web de ocio o en las redes sociales.

Estas herraminetas software son usadas tanto por negocios como por institutos. Comúnmente son conocidas como servidores proxy.

Sin embargo, los proxies no se usan única y exclusivamente para bloquear sitios web, también se usan para realizar una gran variedad de tareas.

En este artículo, te diremos los que son los proxies, para qué se usan, sus tipos, y te daremos una lista de proxies pagos y gratuitos.

¿Qué es un servidor proxy?

 

enlaces patrocinados

En informática, un servidor proxy es básicamente un filtro que se aplica a una red. Todos los ordenadores y dispositivos que se encuentren conectados a esa red tendrán que pasar por ese filtro para conectarse a internet, o para conectarse a una red interna.

Por lo general, un proxy debe ser instalado manualmente en la red deseada.

Para ponerte otra comparación, los proxies actúan como un puente entre tu dispositivo y la red a la que te quieres conectar (como el internet).

Los proxies te permiten coger un montón de información de los usuarios y dispositivos que están conectados a tu red, y te permiten poner restricciones a esos usuarios si así lo deseas.

Por lo tanto, otra comparación que podríamos hacer entre proxies y su equivalente en la vida real, sería un punto de control en una autopista. En este punto de control, puedes detener a los usuarios, les puedes decir si tienen permiso de seguir adelante, y puedes pedirles su información personal.

enlaces patrocinados

Un proxy sin censura ni restricciones es lo que se conoce en redes como una puerta de enlace. Una puerta de enlace es algo que te permite conectarte a una red. Como muchas veces un router actúa como una puerta de enlace, se podría decir que un router es un tipo de proxy.

Los proxies pueden ser software o hardware.

 

Para qué sirve un proxy

 

Tanto para los usuarios finales como para las empresas, los servidores proxy tienen un gran número de usos.

Entre sus usos están:

  • Bloquear ciertas páginas web para que tus empleados u otras personas no puedan entrar a ellas.
  • Saltarte el bloqueador que mencionamos anteriormente para que puedas usar el internet sin ninguna restricción y puedas entrar a cualquier página web.
  • Usarlo como un cortafuegos y así incrementar la seguridad de tu red.
  • Hacer que cada usuario consuma menos recursos en tu red para que más y más usuarios puedan usar tu red y así evitar que se caiga cacheando el contenido.
  • Evitar que te llegue correo basura.
  • Obtener información de las páginas web de tu competencia sin que ellos te bloqueen.
  • Entre otros.

 

Como verás, hay una gran cantidad de usos que se les puede dar a los servidores proxy.

enlaces patrocinados

Te vamos a explicar detalladamente algunos de sus usos:

 

Bloquear páginas web:

Podemos ponerle un proxy a la red de nuestra empresa para bloquearle ciertos sitios web a nuestros empleados.

O, por poner otro ejemplo, imaginemos que somos dueños de un instituto. Nosotros no deseamos que nuestros alumnos se distraigan metiéndose en sitios web de videojuegos.

Bueno pues, para lograr esto, podemos usar un proxy. Podemos instalar un servidor proxy en la red de nuestro instituto para que cada vez que uno de nuestros alumnos se intente meter a una página de videojuegos desde nuestros ordenadores, le bloqueamos la página.

Ventana que nos muestra un mensaje diciendo “Acceso denegado” cuando intentamos entrar a la tienda de videojuegos de PlayStation desde el navegador Tor. Este bloqueo se puede lograr con un proxy.

 

Saltarte los bloqueadores para poder meterte en cualquier página web:

Irónicamente, así como los proxies se pueden usar para bloquearte ciertas páginas web, también sirven para que puedas saltarte el bloqueo a esas páginas web, y así puedas entrar a ellas.

Si estás usando un ordenador o tu móvil en una red pública, como en tu instituto on en el trabajo, y te bloquean el acceso a ciertos sitios web, simplemente usa un proxy.

enlaces patrocinados

Hay sitios web que actúan como proxys para que así puedas navegar por internet y meterte a esas páginas web censuradas.

También podrías usar una VPN, que son incluso más fáciles de utilizar.

Descubre las mejores VPN para Chrome

 

Usarlo como un cortafuegos:

Los cortafuegos o “firewalls” son básicamente un tipo de servidor proxy, ya que también actúan como un filtro en tu red.

Estos filtros pueden bloquear cualquier acceso no autorizado a tu red. Esto impide que otras personas se conecten a tu red interna desde internet, o que algún empleado pueda ver información confidencial de tu empresa.

Como ya hemos visto, esto es una de las cosas que pueden hacer los servidores proxy. Por lo tanto, puedes instalar un proxy en tus ordenadores o en tu red para usarlo como un cortafuegos, y así evitar hackeos y para proteger la información privada de tu empresa o de tu red.

Ventana de configuración del cortafuegos de Windows 10.

 

enlaces patrocinados

Hacer que cada usuario consuma menos recursos en tu red:

Los proxies también pueden funcionar como copias o memorias intermedias de determinados sitios web. Así, cuando un usuario quiere visitar una web, el proxy consulta si ya tiene una versión almacenada en su memoria caché. En caso negativo, el proxy caché descarga una copia de esa web que a su vez es la que servirá a los  siguientes usuarios que quieran acceder.

De esta forma, el proxy ahorra recursos, sobre todo de banda ancha, al no tener que salir a internet a consultar sitios o servicios que son visitados recurrentemente por sus usuarios.

El proxy también puede economizar recursos de tu red limitando la cantidad de recursos que cada usuario usa. De esta forma, cada usuario podría conectarse a tu red, con la desventaja de que cada usuario navegaría más lento en dicha red.

En resumen, puedes usar un proxy para balancear el uso de recursos en tu red. Esto se puede lograr quitándole el acceso a tu red a ciertos usuarios, o asignándoles menos recursos a cada los usuarios.

Evitar que te llegue correo basura:

Existen servicios de email que usan proxies para bloquear correos no deseados. Cada vez que nos llega un correo sospechoso, se nos va directamente a la bandeja de Spam.

Para que servicios como el de Gmail pueda automáticamente marcar en email como potencialmente peligroso o irrelevante y enviarlo a la bandeja de spam, muy probablemente usan un proxy.

Bandeja de spam de Gmail.

Obtener información sobre tu competencia:

Los proxys también se pueden usar para hacer estudios de mercado, ya que, si intentas agarrar mucha información de las páginas web o de las redes sociales de tu competencia, te pueden bloquear tu IP. Por lo tanto, para evitar que te bloqueen tu proceso de recopilación de datos, necesitarás usar un proxy. Como comentamos más arriba, también podrías usar una VPN o si eres un usuario más avanzado, un tunel ssh.

 

Proxy que aparece cuando intentamos realizar una búsqueda en Google desde Tor. Se observa un captcha, y nos sale un mensaje diciendo que nuestra actividad en Google es inusual.

 

Para recopilar información sobre tu competencia, puedes usar técnicas como el “scraping”, usar bots, o usar programas que se encarguen de gestionar tu SEO.

Si intentas coger mucha información de las cuentas de la redes sociales de tu competencia, los sitios como Twitter o Facebook podrían bloquearte y no te dejarían seguir recopilando información de tu competencia.

Esto se debe a que compañías como Facebook o Twitter verían tu actividad como sospechosa y pensarían que tu actividad en sus sitios web y apps podrían ser causadas por un hacker.

 

Ventana con un mensaje de error diciéndonos que se están intentando hacer demasiadas solicitudes desde nuestra red, el cual nos aparece al intentar entrar a YouTube desde Tor.

 

Sin embargo, si usas un proxy para cambiar constantemente tu dirección IP, ni tu competencia ni las empresas de redes sociales sabrán que eres tú quien les está visitando su página web.

 

Poner restricciones por ubicación geográfica:

Imaginemos que somos los dueños de Netflix. Por motivos de licencias de los shows y películas que ofrecemos en Netflix, no podemos dejar que todos nuestros usuarios puedan tener acceso a todas las series de televisión y películas desde todo el mundo.

Tenemos que poner restricciones por región geográfica.

Bueno, pues resulta que nosotros le podemos poner un proxy a Netflix para que solo la gente de Estados Unidos pueda ver ciertas series, y solo la gente de Japón puedan ver ciertos animes.

En resumen, los proxies pueden ser usados por empresas para poner restricciones por área geográfica a sus usuarios.

 

Mensaje de error del sitio web de VRV, el cual nos dice que su contenido no está disponible en nuestra región.

 

Proxies inversos

 

Una forma de clasificar los proxies según su función es en proxies de reenvío e inversos.

Muchos de los proxies son de reenvío. Los proxies de reenvío son los proxies que funcionan como un puente entre tu red y tus usuarios.

Mientras tanto, los proxies inversos son proxies que funcionan como un puente entre los usuarios de una red interna y lo que se conoce como un servidor backend.

Un servidor backend es básicamente un servidor que hace todo tipo de cosas que tus usuarios no pueden ver. Normalmente se usan para gestionar la seguridad de tu red interna.

Básicamente, un proxy inverso conecta a los usuarios a un servidor, no a una red (a diferencia de los proxies de reenvío).

Entre las funciones de un proxy inverso están: ofrecerte seguridad y privacidad, mejorar el rendimiento de sitios web, y distribuir la carga de un servidor.

Otro ejemplo de otra función de los proxies inversos está el crear el caché. Es decir, estos proxies se pueden usar en páginas web para descargar en tu ordenador imágenes y otros archivos de esas páginas que visitas para que, la próxima vez que visites esas páginas, se te cargue super rápido.

Esto se debe a que no necesitarás volver a hacer una petición a internet para mostrarte esa imagen o ese archivo la próxima vez que entres a dichas páginas.

 

Proxies vs VPNs

 

A pesar de que tanto los proxies como las VPNs se utilizan para realizar tareas similares, ambos tienen sus diferencias. A continuación, te explicaremos algunas de las diferencias entre proxies y VPNs.

Privacidad en general

Como habíamos mencionado anteriormente, un proxy es como un punto de control en una autopista: podemos usarlos para tomar información personal de cada persona y para restringir el tráfico.

Por lo tanto, en un proxy, podemos saber en qué sitios web han estado entrando nuestros usuarios, y podemos hacer que menos gente se conecte a nuestra red para que no haya tanto tráfico en ella.

Mientras tanto, una VPN se puede usar para evitar que los proxies sepan los sitios web que hemos estado visitando.

Otra de las diferencias entre los proxies y las VPNs es la cantidad de información que ambos recopilan de nosotros. En general, los proxies cogen toda nuestra información cuando usamos el internet con un proxy instalado.

Mientras tanto, las VPNs cogen relativamente poca información tuya. Sí, hay VPNs que supuestamente tienen una política de que no toman registros sobre tu actividad en internet, por lo que tu actividad por internet sería completamente anónima.

Sin embargo, si lees su política de privacidad, te darás cuenta de que sí cogen algunos datos privados tuyos. Esto lo hacen por motivos de marketing y para evitar problemas con la ley.

Los proxys solo ocultan cierta información tuya de tu tráfico de internet. Una de las pocas opciones de privacidad que un proxy te ofrece es ocultar tu dirección IP.

Mientras tanto, las VPNs ocultan casi todo tu tráfico por internet. Para lograr esto, las VPNs necesitan ser más complejas que los proxies.

Por lo tanto, las VPNs son más caras de mantener, por lo que son sus precios son más altos que los de los proxies pagos.

En resumen, las VPNs tienden a ofrecer más privacidad que un proxy.

Por lo tanto, ten cuidado si vas a usar un proxy para entrar a sitios web que estén bloqueados en tu red.

El problema de usar proxies para, por ejemplo, entrar a nuestras redes sociales si estás páginas están bloqueadas es que pueden coger nuestra contraseña, nombre de usuario, y ver mucha información personal nuestra. Por ejemplo, el proxy podría ver nuestras fotos en nuestras redes sociales.

Si tu privacidad es una gran prioridad, usa una VPN.

 

Trabajo en remoto

Muchas compañías han decidido permitir que sus empleados trabajen desde sus casas de manera remota. Esta práctica se ha vuelto popular debido a la pandemia del coronavirus.

Bueno pues, para que los empleados de esas compañías puedan trabajar de manera remota desde sus casas, las empresas les piden que usen una VPN. Así, los empleados no van a ser hackeados, ni podrán robarles datos de la compañía.

Todo esto es muy difícil de hacer con un proxy. Es más, algunos proxies te hacen más vulnerables a ataques de hackers. Por lo tanto, usar un proxy para conectarte a la red de tu empresa desde tu casa no es muy buena idea, ya que te podrían hackear de manera relativamente fácil.

 

Velocidad

Las VPNs pueden ser más rápidas que los proxies, pero solo si vives cerca de uno de los servidores ofrecidos por tu VPN.

A parte de la ubicación geográfica del servidor de la VPN, otro factor que afecta la velocidad de la VPNs son los recurso de tu ordenador.

Las VPNs consumen RAM y CPU de tu ordenador, por lo que si tu ordenador no es muy poderoso, tu conexión a internet será lenta.

En cambio, los proxies no dependen de los recursos de tu ordenador. Por lo tanto, si tienes un ordenador débil, es preferible que uses un proxy que una VPN.

 

Proxies gratuitos y pagos

 

Si, después de haber leído todo lo anterior, deseas usar un servidor proxy, pues te tenemos una lista de proxys que puedes usar. Esta lista incluye tanto proxies pagos como proxies gratuitos.

1) Pagos

1.1) StormProxies

Si quieres un proxy para tus usos personales, o si tienes una empresa pequeña, StormProxies es una de las mejores opciones para ti.

StormProxies ofrece más de 69 mil direcciones IP. Esto es un número relativamente bajo de IPs, y muchos de ellos son compartidos. Sin embargo, los precios ofrecidos por StormProxies están entre los más asequibles.

Puedes contratar proxies de StormProxies por precios desde aproximadamente 50 USD mensuales.

Página de inicio del sitio web de StormProxies.

 

1.2) BrightData

Si eres dueño de una corporación, este es uno de los mejores proxies pagos que hay en el mercado.

Bright Data ofrece más de 70 millones de direcciones IPs. Además, ofrecen IPs residenciales, IPs para dispositivos móviles, y otros tipos de IPs.

Hay que notar que los precios de los proxies ofrecidos por BrightData son altos. Algunos de los proxies proveídos por esta compañía te pueden llegar a costar 30 mil USD mensuales.

Sin embargo, hay planes más baratos. El precio más bajo por un proxy que conseguirás con BrightData es de 500 USD mensuales.

Página del sitio web de BrightData que nos muestra los precios de algunos de sus proxies.

 

1.3) Oxylabs.io

Oxylabs ofrece principalmente proxies CPD y residenciales.

La ventaja de Oxylabs frente a los proxies the BrightData son sus precios, los cuales son más bajos. Oxylabs ofrece proxies a partir de 180 USD mensuales.

Página de aterrizaje del sitio web de Oxylabs.

 

2) Gratuitos

2.1) Hidester

A pesar de que esta compañía ofrece principalmente VPNs, su sitio web también ofrece un proxy gratuito. A parte de dejarte navegar de manera anónima por internet, Hidester incluye un generador de contraseñas para incrementar tu seguridad mientras uses su proxy.

Este es el enlace al proxy gratuito de Hidester: https://hidester.com/proxy/

Página web con el proxy gratuito ofrecido por Hidester.

 

2.2) KProxy

Este proxy ofrece tanto una versión gratuita como una versión paga. KProxy, a diferencia de otros proxys gratuitos, te ofrece una extensión para que lo uses fácilmente desde el navegador Firefox.

El enlace a KProxy se encuentra aquí: https://kproxy.com/

 

Página de inicio de KProxy, el cual nos muestra su proxy gratuito.

 

2.3) ProxySite

Este proxy te ofrece distintos servidores en Europa y en Estados Unidos. Por lo tanto, si vives en cualquiera de estas dos regiones, puedes seleccionar un servidor que esté cerca de ti para navegar de manera rápida en internet.

ProxySite te permite visitar muchos sitios web bloqueados. Además, tiene un certificado SSL para protegerte contra hackers que intenten robar tu nombre de usuario o contraseña. Por lo tanto, podrás visitar sitios web bloqueados sin tener que preocuparte de que te roben tus credenciales.

Este es el enlace a este proxy: https://www.proxysite.com/

 

Sitio web de ProxySite mostrando el proxy gratuito de esta compañía.

 

Tipos de proxies

 

Dependiendo del tipo de servidor proxy que quieras contratar, hay 5 tipos de proxies: compartidos, semi dedicados, CPD, residenciales, y dedicados.

Los proxies dedicados, semi dedicados y compartidos tienen características similares a los servidores web de hosting dedicados, semi dedicados y compartidos.

Es decir, los servidores dedicados son los más caros, mientras que los compartidos y semi dedicados son los más baratos, pero son más limitados ya que tienes que compartir esos servidores con otros usuarios.

 

1) Compartido:

Los proxies compartidos son proxies que te proveen direcciones IP que tienes que compartir con más de tres usuarios.

Este tipo de proxies están entre los más baratos, pero las cosas que puedes hacer con las IPs que te proveen son limitadas.

Por ejemplo, los sitios web de redes sociales te pueden bloquear si usas estos proxies para intentar iniciar sesión en tu cuenta.

Sin embargo, en general, si quieres entrar a ciertos sitios web bloqueados, estos proxies te pueden ser útiles.

 

2) Semi dedicado:

Los proxies semi dedicados son similares a los proxies compartidos, ya que tienes que compartir direcciones IP con otros usuarios. Sin embargo, con un servidor semi dedicado, solo tienes que compartir tu IP con un máximo de hasta 3 usuarios.

Por lo tanto, los proxies semi dedicados te ofrecen IPs con las que puedes hacer más cosas que con las IPs de proxies compartidos. No obstante, vas a tener que pagar más por tu IP que si usaras una IP de un proxy compartido.

 

3) CPD:

Los proxies CPD te proveen direcciones IP ofrecidas por grandes empresas.

Este tipo de proxies están destinadas a los negocios, no al típico usuario final.

Con estas IPs, podrás realizar peticiones de manera rápida a servidores. Esto es muy útil para sitios web complejos o para redes internas de grandes empresas.

Además, las IPs proveídas por este tipo de proxies te garantizan un alto nivel de privacidad.

 

4) Residencial:

Un proxy residencial te asigna una IP residencial, es decir, una IP ofrecida por un proveedor de internet, como Movistar, no por un CPD.

Normalmente, una IP residencial es asociada a una persona común y corriente. Tú tienes una IP residencial. Pero, si fueras una compañía, y te quisieras hacer pasar por una persona, usa un proxy residencial.

Esto es útil si quieres recopilar información de tu competencia a la hora de hacer un estudio de mercado, y así evitar que te bloqueen tus bots o scripts que recopilen dicha información.

 

5) Dedicado:

Los proxies dedicados te proveen direcciones IP en donde tú eres el único dueño de dichas direcciones.

Los proxies dedicados son lo que más seguridad te ofrecen.

Sin embargo, estos proxies están entre los más caros.

Si lo deseas, puedes montar tu propia empresa proveedora de internet o de proxies, y revender las IPs que habías comprado de los proxies dedicados.

Por lo tanto, al igual que los proxies CPD, este tipo de proxies está principalmente destinado a las grandes empresas.

 

Conclusión

 

En este artículo, hemos aprendido sobre lo que son los proxies, para que sirven, sus tipos, y vimos algunos ejemplos de proxies gratuitos y pagos.

Esperamos que este artículo te haya sido útil. Si deseas ver más artículos como este en el futuro, entonces asegúrate de dejarnos un comentario y de compartir este artículo con tus amigos y conocidos en tus redes sociales.

[Total: 1   Promedio: 5/5]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *